6 Abr

Dos años haciendo yoga

El Panamá Hace Yoga del año pasado (2013) fue una verdadera sorpresa, desde la ejecución del mismo, la estructura y sobre todo la cantidad de personas que llegaron.

Fue hermoso y gratificante para nosotras que todas las personas que se acercaron al final del evento a despedirse se iban felices y con ganas de más. Es usual que en eventos como este algo falle o alguien no quede del todo contento. Muchas cosas fallaron, por suerte, pues pudimos corregir muchas para el evento de este año. Pero nos sorprendió que nadie se quejo de nada, no fue un evento perfecto y muchas personas nos hicieron llegar sus críticas totalmente constructivas, pero no recibimos ninguna queja o comentario mal intencionado. Esto nos lleno de fuerza y entusiasmo para preparar el evento de este año.

Una de las peticiones que más recibimos fue: “¿Por qué no hacen esto todos los fines de semana, meses o al menos dos veces al año?”, “¡Wao! Creamos un monstruo…” pensamos.

Después de analizarlo y evaluar todas las posibilidades decidimos que lo hermoso del evento es que es una vez al año, es un festival anual del verano y es lindo que sea al aire libre.

1

 ¿Nos vamos del Parque Natural Metropolitano o nos quedamos?. 

El primer año, por inexperiencia nuestra y del parque, no contamos con suficiente estacionamiento. El parque alquiló otras áreas a otra actividad que llevó buses y ocuparon el 30% de su capacidad de estacionamiento.

Recibimos varios mensajes a través de la página de Facebook y a nuestro correo preguntándonos como llegar al parque, sorprendentemente mucha gente no conoce el parque o no lo habían visitado antes. No es un destino tan popular al parecer.

Hicimos un análisis donde tomamos en cuenta: costos, logística, satisfacción con el servicio brindado por el parque y el cariño que le tenemos al Parque Natural Metropolitano. Además sabíamos que íbamos a crecer pero no estábamos seguras cuanto. Al final la decisión fue quedarnos en el parque un año más.

Al final del evento de este año nos encontramos en la misma encrucijada, irnos o quedarnos, queremos crecer y el parque tiene una capacidad la cual hemos topado. Así que hemos empezado a buscar una locación nueva para el año que viene con más espacio, más áreas cerradas para las horas de mucho calor, más estacionamientos, pero que además sea tan hermoso naturalmente como el Parque Natural Metropolitano. Este último requisito es el más difícil de conseguir, no por que no hayan lugares al aire libre hermosos en Panamá, si no por que no todos poseen esa mística del parque.

 

¿Somos un festival o un día de yoga?

 Esto fue mucho más fácil de resolver, definitivamente queríamos crear un espacio donde tanto estudiantes, patrocinadores, profesores y voluntarios pudieran compartir relajadamente. Así que la inclusión de un segundo día donde pudiéramos sentarnos a conversar y compartir fue algo natural y orgánico para el evento. Este año disfrutamos de una maravillosa Master Class que nos dio Gustavo Plaza, instructor que trajimos de Ecuador y luego nos quedamos tomando té, charlando y oyendo música en vivo a cargo de Ian Pescod.

Fue una hermosa tarde donde la naturaleza y la belleza del espacio nos acompaño hasta la noche. Y así cambiamos de día de yoga a un festival.

IMG_1650

Área del bazar y patrocinadores.

Conseguir patrocinadores siempre es un trabajo, pero hemos visto con nuestros propios ojos como la comunidad crece y se comunica a través de espacios como este festival, “vender” espacios para patrocinadores es una labor mucho más placentera desde esta perspectiva. Será por que creemos en el festival o quizás por que la gente que asiste cree en él también, la pasan bien y se van a casa con una sonrisa enorme; no estamos seguras aún. Pero todos los que participamos nos vamos a casa con una enorme satisfacción. Tenemos patrocinadores que estuvieron con nosotras desde el día uno en el 2013, otros esperaron un año y otros llegaron solos por que estuvieron el año pasado como estudiantes y amaron el festival.

Nuestra misión para ellos es que cuenten con un espacio donde puedan llegar a su público de una manera más relajada, brindando una experiencia de comunidad.

La intención para el público es que encuentre en un mismo espacio todos los servicios y comercios que ofrecen productos que los hacen sentir bien y saludables. Que conozcan que está pasando en Panamá en ese sentido y no tengan que recorrer toda la ciudad o el país para enterarse o conocerlos.

 

Hacia dónde vamos…

Esta es una buena pregunta, nos gusta decir (pero es la verdad también) que este proyecto tiene vida propia. Hay poco que nos queda a nosotras por decidir, lo que hacemos es ejecutar lo que el festival va pidiendo por si mismo.

Sabemos que para el año que viene pueden esperar un espacio más grande con más áreas cerradas y más clases. Queremos retomar las charlas que tuvimos el año pasado y a muchos agrado, pero por cuestiones de espacio y logística no tuvimos este año.

Queremos integrar al país entero en este festival, este año tuvimos profesores de Veraguas, y para el que viene quisiéramos tener al menos uno de cada provincia del país.

Pero la intención primordial es posicionar Panamá Hace Yoga como un evento internacional de yoga y poder traer tanto participantes, como más profesores de afuera. Con el fin de expandir nuestras mentes  y recibir más conocimientos de otros lugares, de otras personas.

El festival, si bien nació de una conversación entre amigas, hoy día es de todos los participantes, estudiantes, profesores y comercios que participan en él. No nos pertenece más a un grupo pequeñito de organizadoras y estamos seguras que para el año que viene tendremos un grupo grande de organizadores trabajando para el Panamá Hace Yoga 2015.

¡Déjanos tus comentarios, cuéntanos tus impresiones!

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.