5 Sep

¿Buena yogui o Mala yogui?

Ser practicante de yoga y además haberme certificado como profesora de yoga, parece haberme colocado en una situación diferente a la que tenía antes, en la sociedad, con mis amistades, y con mi familia, es decir las expectativas hacia mí ha cambiado.

Les cuento que Yo empecé mi práctica personal sin iYogiZoryntenciones de nada y al cabo de los años tomé la decisión de “aprender a enseñar yoga” con la intención primordial de profundizar sobre la práctica y además entender mejor como transmitir este conocimiento, sin embargo parece haber un pre concepto de cómo “debe ser” una buena yogui y como lo visualizan tanto estudiantes como no practicantes.

Yo, aunque lejos de pertenecer al standard de calidad yogui, no me considero una mala yogui, aunque mis comportamientos no parecen ajustarse a esta expectativa surreal de un yogui.

Hay gran confusión en este tema por varias razones, y voy a enumerarlas:

1. No soy tan flexible como supone la gente se debe ser, me pasa muy a menudo que me muestran una foto de Instagram de alguna YOGI rock star con alguna postura complicada o algo así como un pretzel y me preguntan: tu puedes hacer eso? Me enseñas?

La realidad es que como cualquier ser humano, todos estamos en un constante aprendizaje, y hay posturas que se nos hacen más fáciles a algunas personas y otras no tanto, a lo largo del proceso el cuerpo se vuelve más flexible, es cierto, sin embargo hay posturas que pueden tardar muchos años o tal vez nunca sucedan. Así que… ¿Soy mala yogui si no puedo colocar mi pie en la oreja?

2. Mi vida no es una burbuja libre de estrés, la realidad es que cómo toda persona que tiene responsabilidades, hay que realizar un trabajo y muchas veces pensar en proyecto nuevos, además las cuentas existen en mi mundo yógico. ¿Soy mala yogui si tengo, a veces, mucho estrés y cansancio?

3. No soy vegetariana al 100%, si bien es cierto que la práctica de yoga trata de vivenciar al máximo la compasión por otros seres vivos. ¿Soy mala yogui si me dan ganas algunas veces de comerme un buen filete y los disfruto muchísimo?

4. No soy Hippie, tal vez por el hecho de que los hippies promulgan el amor por los seres, la paz, el positivismo y respeto a la naturaleza, al igual que los yoguis y de alguna manera y otra, cierto desapego material, se piense que somos todos hippies. Si ese fuera el caso no soy tan yogui, me gusta bañarme, me gusta vestir bien, tener dinero para pagar mis cuentas, ayudar a las personas y lograr que mi trabajo sea exitoso.

5. A veces no soy tan pacífica. La práctica de yoga te lleva lentamente a concentrarte en el aquí y ahora, razón por la cual la ansiedad se va disminuyendo, el meditar es la herramienta más importante de la práctica con la cual aprendemos a manejar las situaciones con menos explosión. sin embargo, no siempre vivo en un estado Zen y exploto de vez en cuando, y sí grito!

A pesar de no ser la Yogui perfecta, ni llevar la vida como sugiere la expectativa, considero que la práctica de yoga, ha logrado colocarme en un estado de balance y que es un proceso continuo de aprendizaje y de ver cambios positivos en todos los aspectos de la vida.

Sólo concluiría diciendo que vivan su práctica sin expectativas de nadie ni de nada, solo con el sentimiento interno de su propia experiencia.

Zoraida Castañeda
Health Coach & Yoga Teacher
[email protected]
[email protected]