5 Abr

Clases grupales vs. privadas: 5 cosas que debes saber

yoga_livingroomLas opciones de yoga en Panamá cada día son mayores. Hoy, más allá de elegir entre estilos o lugares donde realizar su tú práctica, ahora puedes elegir entre clases grupales y clases privadas. ¿Hay alguna diferencia entre ambas? ¡Definitivamente! Más allá de lo obvio, que sería en número de personas en la clase, te pasamos cinco cosas que debes saber sobre ambos formatos:

  1. Centrada en tus objetivos: En una clase grupal el instructor propondrá un objetivo general que beneficie a la mayoría de los estudiantes. Sin embargo, todos asistimos a una clase de yoga por diferentes razones: mitigar alguna dolencia física, manejar estados de ánimo, ganar fuerza o flexibilidad. Por eso las clases privadas se centran en el objetivo que tú decidas. Tras conversar y evaluarte, el instructor te planteará el camino a seguir en base a él.
  1. Se adapta a ti: Tus gustos y necesidades guiarán el desarrollo de cada clase privada. A medida que tú y tu instructor trabajen juntos quizá prefieras pedirle que practiquen más una postura, que te permita relajarte por más tiempo o que te enseñe a meditar. Todo se personaliza en base a ti, algo que no es posible hacer en una clase grupal. Además, como tienes a el profe para ti solito este puede ofrecerte ajustes maravillosos en las posturas.
  1. Algunas tareas: ¡Que no te asuste la palabra! El objetivo de las pequeñas tareas que tu instructor te dejará son para ayudarte a profundizar más en tu experiencia. Tal vez te proponga que duermas un poco más temprano o que observes cómo te sientes en tal o cual situación tras practicar algunas respiraciones que te haya enseñado. También es usual que te diseñe prácticas cortas, de unos 15 o 20 minutos, para los días en que no se verán y así ayudarte a alcanzar tus objetivos más rápido.
  1. Variedad: Las clases grupales tienden a variar a menudo. Principalmente, se hace para mantener el entusiasmo de los estudiantes más frecuentes y brindarles un rango más amplio de experiencias. Sin embargo, en las clases privadas es posible que las variaciones sean menos. La idea es que ganes confianza, interiorices el beneficio de las posturas y desarrolles una buena práctica personal.
  1. Tiempos y costos: Las clases grupales suelen tener horarios fijos a los que te adaptas. Las clases privadas son un poco más flexibles en ese aspecto, ya que tú y tu instructor se podrán de acuerdo en un horario que te sea ideal. Además, en las clases privadas parte del tiempo se invierte en que el instructor escuche tus preguntas o comentarios sobre cómo te sientes y si hay algo que modificar o implementar. Los precios de las clases privadas serán un poco más elevados que las de grupo. En las privadas recibes atención personalizada y solo para ti, a diferencia de las clases grupales donde el instructor debe repartir su atención entre todos los alumnos y el costo se divide.

Me gusta pensar en yoga como una herramienta que puede ayudarte a lograr cualquier objetivo que te plantees, ya sea a nivel físico, mental o espiritual. Ambos formatos, tanto el grupal como el privado, pueden ayudarte en ese camino. Quizá una de las diferencias primordiales sea que en una clase grupal el instructor es un guía que plantea una intensión grupal. En una clase privada tu instructor se convierte en un apoyo y compañero en tu camino hacia el bienestar.

Por Sonia Short para Panamá Hace Yoga