12 May

¿Qué ropa evitar para una clase de yoga?

Mujer-frente-al-armario

Por Sonia Short para Panamá Hace Yoga.

El tema puede parecer un poco frívolo para algunos. Más no lo es. Además, es una pregunta que me han hecho varias personas cuando deciden ir a su primera clase de yoga: ¿Qué ropa debo usar? Estimo que es una pregunta válida y ya leerán porqué.

Recuerdo hace algunos años atrás, cuando andaba de nómada por mi querida city panameña buscando dónde practicar yoga. Tras localizar un sitio de horario accesible, me apersoné con mi mejor outfit  para ejercicios. En aquella época era asidua al gimnasio y pensé que era la mejor opción posible. Nada demasiado ancho ni demasiado ajustado, algo cómodo para poder moverme y en colores sobrios para no destacar… No puedo fallar, pensé.

La clase transcurrió con sus altas y sus bajas para mi gusto; al final hubo una importante nota aclaratoria del instructor: para asistir a clases en este centro todos deben venir vestidos de blanco. No aceptamos otros colores de vestimenta. Mmm… ¿Extremo? No lo sé, pero esa era una de las normas del lugar. Así eran las cosas y había que respetarlo. Solo que me hubiera gustado que alguien me lo dijera cuando llamé o que hubiera una notita indicándolo en la entrada o algo así, para haber tenido la opción de corregir.

¿Tonto? No lo creo. Somos seres humanos, con nuestras sutilezas y distinciones. Aceptarnos y tratarnos con empatía es parte de ser un yogui. Claro,  opino que tomarse las cosas con un poco de humor también. Así que gracias a esa anécdota hoy les puedo compartir esta lista, generada en broma y en serio, sobre qué atuendos sería mejor dejar fuera de sus opciones para una clase de yoga:

  1. Suéter ancho o de político: Esos suéteres súper holgados, ricos para dormir, no son la mejor opción el yoga. Son tan enormes que donde muevas tu cabeza en dirección al suelo irán a parar tus hombros, como mínimo, y te dejarán parcialmente desnudo o desnuda. Y esos que regalan los de políticos, ni hablar. Además, de lo anterior, son distractores. Recuerdo que durante la última campaña política, la foto de un candidato se podía ver desde la ventana del estudio donde daba clases. Una alumna de confianza llegó a pedirme que la relajación fuera en dirección contraria a la venta.
  2. Medias: Si sueles tener pies fríos, las medias están okey para la relajación final. Pero, para moverse durante la clase son peligrosas. Puedes resbalarte y caer. Los pies descalzos te aseguran un mejor agarre al mat. También evitan que te luzcas con unos huequitos en los calcetines.
  3. Pantalones cortos muy holgados o hot pants: Damas y caballeros, favor evitar. Las personas que están detrás, o a los lados, no quieren ser sorprendidos viendo más de la cuenta porque el pantalón lo permite cuando una pierna se eleva o porque el pompis se pronuncia.
  4. Leggins de tela delgadita o viejitos: Sí, volvemos al tema de la comodidad. Para estar en casa o para dormir estos pantalones ajustaditos y elásticos son geniales. No son ideales para hacer flexiones y torsiones. Estos pantalones se tornan transparentes en ciertas áreas o pueden inclusive romperse y colocarte en una situación notablemente incómoda.
  5. Escotes profundos / no usar suéter: Los escotes “V” son lindos, más no para hacer yoga en especial si se tiene mucho busto. Créanme, he leído historias donde los pechos han quedado libres y relajados, y no hablo de cuando están savasana. En el caso de los hombres, hay que aceptar que un pecho bien formado es un distractor. Sin embargo, dependerá de las normas del estudio. Si se le permite a los caballeros quitarse el suéter, no hay remedio damas. Tocará controlar la vista y a concentrase en la práctica.

Si aún estas pensando “Qué me pongo” La respuesta general a esta pregunta es: ropa cómoda, que te permita estirar y que no sea muy ancha.